MENU

10 motivos para visitar San Petersburgo, la capital del norte Rusa

Cuando se me ocurrió la idea de escribir este artículo todavía estaba paseando por las calles de mi querida y maravillosa ciudad – San Petersburgo. Un auténtico museo bajo cielo o como le llaman con cariño “la Venecia del Norte”. San Petersburgo no es una ciudad típica rusa, gracias a Pedro I tiene rasgos de las ciudades escandinavas, a las que él amaba tanto. Mezclando los estilos e invitando a maestros italianos, Pedro I ha conseguido que la ciudad tenga un estilo propio e innovador que desde entonces y hasta hoy día lo llamamos Barroco Petrino. No sólo por la arquitectura o famoso museo Hermitage hay que viajar a esta ciudad. Os dejo 10 motivos para visitar San Petersburgo y enamorarse.

Precioso jardin de verano, un lugar perfecto para un paseo en San Petersburgo. Foto Lena Karelova

1.Noches blancas. Es la primera razón por la que vale la pena viajar tan lejos. Admirar la apertura de los puentes a la una de la madrugada cuando el sol acaba de esconderse es lo más típico de allí. Pero es imposible que no te guste o que no quiseras repetir. Qué gusto da caminar por las luminosas calles a las dos o a las cinco de la madrugada y sentir este dulce frescor veraniego

Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada, San Petersburgo, Rusia

2. Las cubiertas/tejados. Aunque los tejados de San Petersburgo no son los más altos del mundo, gracias a la misma altura de los edificios y a la cercanía de unos a otros permiten caminar horas y horas y disfrutar de unas vistas increíbles. Incluso hasta esperar al atardecer y ver la puesta del sol sobre el panorama de la capital del norte. Aunque antes de esta salida romántica habrá que superar una serie de obstáculos: por ejemplo, cerraduras y sus combinaciones o las guardianas de los edificios (las viejitas locales).
Los techos de los edificios en San Petersburgo, foto Lena Karelova

3.Los Museos de San Petersburgo. A veces para entrar al famoso Museo del Hermitage tienes que superar un cola que tuerce en espiral a través de la Plaza del Palacio. Sin embargo, vale la pena esperar tres horas para entrar y ver el interior donde de hecho se encuentra ¡una de las mayores colecciones de arte del mundo!
Paseos por el río Neva en San petersburgo

4.Centros de arte underground. Incluso si por alguna razón no estás interesado en las obras maestras expuestas en el Hermitage o bebés conservados en el Kunstkammer, todavía sigue habiendo un montón de maneras de pasatiempos cultural que puedes aprovechar en San Petersburgo. Por ejemplo, podemos pasear por los lofts del proyecto “ETAZHI”(pisos), subiendo de una pequeña exposición a otra. O tomar el té con los artistas del Petersburgo en el tejado del centro de arte en Pushkinskaya,10.

5.Patios. Los patios de San Petersburgo no son sólo los famosos pozos cerrados. Pueden ser lujosos jardines verdes como los de la Facultad de Filología SPbGU), u obsoletos patios como el patio sombrío de la vieja protagonista de “Crimen y castigo”. Incluso hay patios donde las paredes se han convertido en paletas para artistas locales, por ejemplo “mosaico” de patio de la calle Tchaikovsky, 2.


Patios de los antiguos edificios en San Petersburgo

6.Rutas de trolebuses. El Metro de San Petersburgo es muy rápido, pero ¿por qué perder el tiempo en el metro cuando en un trolebús puedes cruzar la mitad de la ciudad viendo las calles más pintorescas? En las horas cuando hay menos tráfico coge el trolebús núm. 7 o el núm. 11 a principios del Nevsky prospekt , y pasea entre los innumerables hileras de edificios antiguos, mira alrededor de los principales símbolos de la ciudad. Cruza el puente del palacio que lleva a la isla Vasilevsky, donde puedes disfrutar las mejores vistas del Neva desde el terraplén de la Universidad y al bajar del trolebús dar un paseo por las calles estrechas de la isla.

Paseos por el río Neva en San Petersburgo, Rusia

7.Bares en la calle Dumskaya. En San Petersburgo no sólo hay  entretenimiento diurno cultural, también puedes encontrar una gran variedad de bares y discotecas. En una calle entre Nevsky prospekt y la calle Lomonosov, se centra la vida nocturna de la ciudad. Por un lado (números pares)  se encuentran los clubs de élite, donde se pueden admirar a las divas caminando con tacones super altos y abrigadas en unas chaquetas de pelo de alta costura. Por otro lado (números impares)  – discotecas y bares con entrada libre y cerveza barata. Una calle llena de contrastes. En verano no te pierdas las mejores fiestas que organizan en la isla Krestovky, no hay nada mejor que una fiesta open air.

8. Lugares de creatividad. En la calle Mojovaya, en los patios de Academia de las Artes Escénicas, puedes ver como un grupo de estudiantes ensayan monólogos o números de baile. Alrededor del jardín de Catalina artistas desconocidos pintan preciosos cuadros de la ciudad. Bajo los altos techos de la antigua conducta los músicos organizan los famosos “kvartirnik” (mini conciertos). Por esa razón, el Petersburgo es conocido como la “capital cultural” porque en la ciudad se respira creatividad literalmente.

Preciosas fachadas de los antiguos edificios en San Petersburgo, foto Lena Karelova

9.Amaneceres en Nevsky Prospekt. Durante el día Nevsky Prospekt es la calle más recorrida de la ciudad, llena de turistas, empresarios y compradoras compulsivas. Pero por las mañanas es muy espaciosa, y nada puede impedir un paseo y disfrutar de la tranquilidad  – excepto, quizá de las máquinas de limpieza pero será divertido esconderse de ellas detrás de una parada de tranvía. Al llegar en tren temprano a San Petersburgo (por ejemplo de Moscú), puedes tomar un café en una de las cafeterías en la plaza Vosstania, escuchando cantar una banda de músicos callejeros, dar un paseo fotografiando fachadas de edificios antiguos …

10.Sitios de comida barata :) No se trata sólo de precio, algunos de lo sitios son típicos incluso con un toque de los tiempos soviéticos, como donuts rusos (muuy ricos) en la calle Bolshaya Koniushenya, 25 (un donut por 12 rublos equivalente a 0,25€). Tartas con muchos rellenos diferentes en “Pirozhkovii dvorik”, pancakes en la “Cucharadita” (una cadena de cafeterías) o comidas abundantes de 100 a 150 rublos (3-4€) en muchos sitios. No te preocupes por tu monedero; lo más importante: cuidar tu figura comiendo en exceso golosinas al estilo soviético.

Pase por el río Smolenka en la isla Vasilevsky, San Petersburgo.Foto Lena Karelova

Comments
Jota

Otra razon es la amabilidad! La gente de San Pedro es muy amable – como resultado de tantas puentes, de noche las abran para que los barcos puedan pasar y mucha gente queda atrapada sin poder volver a casa y hay que ser muy amable paque gente desconocida te deje pasar la noche en su casa!

Add Your Comment

CLOSE